Tag Archive: invierno



Orocué puede ser un municipio idílico, tiene un clima agradable y unos paisajes que no te la crees, la vida no es excesivamente costosa y, como en las películas viejas, todo el mundo conoce a todo el mundo, vivir acá seria un verdadero placer si no tuvieras que ser testigo de tanta injusticia.

No sé si lo sabias pero en Orocué se escribió una de las joyas de la literatura colombiana; La Vorágine es una novela  que trata de una pareja de jóvenes enamorados del altiplano cundiboyacense que para esconderse de un padre furioso terminan perdiéndose en la inmensidad del llano, si no la has leído te recomiendo que lo hagas o te veas una novela hecha en blanco y negro hace muchos años.

Sin embargo si vienes a visitarme creo que no podría mostrarte el árbol bajo cuya sombra fue escrito el libro, un demente le predio candela hace un tiempo y a pocos pareció importarle, acá parece que a nadie le importa demasiado nada.

Me gustaría que vinieras a visitarme pronto, quiero llevarte a visitar los parques del pueblo, muchos de ellos con arboles de más de 100 años de antigüedad y que proporcionan una sombra larga… una sombra larga; eso si espero que lo hagas pronto antes de que las obras de demolición del parque central continúen y se remplace hasta el ultimo árbol por faroles de la nueva concha acústica.

Pareciera que a las nuevas administraciones les importa poco que una obra de estás características afecte negativamente la estructura de uno de los encantos del pueblo: Su tranquilidad; quien quiere en el centro de una ciudad un espacio para organizar conciertos.

¿Importa mucho esto?

A algunos Orocueceños y Orocueceñas Si, sin embargo parecemos ser la minoría quienes nos oponemos de manera frentera a esta descabellada idea, otras personas no se atreven a oponerse a una administración publica que algunas veces actúa cual si se tratara del famoso Bullyng del que tanto hablan ahora los medios.

No es fácil oponerse a los designios de quienes deciden a quien se les da empleo en las pocas fuentes de un trabajo digno o quienes asignan, cual jerarcas, subsidios de vivienda.

Mí querido amigo turista, si un día vienes a Orocué y parece una copia pirata de los errores que se cometieron en las grandes ciudades no seas demasiado duro con nosotros, estamos aprendiendo a gobernarnos y en este proceso algunos administradores de lo publico se quieren ver como emperadores.


Hace algo así como dos años el mundo se sorprendió con los levantamientos ciudadanos de la gente en muchos de los países árabes, las protestas dirigidas a establecer formas de gobierno más democráticas y afianzar ideas de libertar y equidad recibieron el nombre de “ La Primavera Árabe”.

Los hombres y las mujeres (aunque mayoritariamente los hombres) han salido a las calles y han desestabilizados regímenes que durante décadas fueron casi que patrocinados por un occidente vanguardista solo en sus territorios pero tolerante con los abusos donde les conviene.

Esta desigualdad en el intercambio Oriente-Occidente no se ve solo cuando hablamos en términos planetarios sino también en lo local; en Colombia, por ejemplo, los grandes avances en democracia y reconocimiento de ciudadanías plenas parece que se ha limitado a las grandes ciudades del centro del país y ha olvidado el resto del territorio nacional que puede llegar a ser más del 50% del mismo.

Veedurías ciudadanas y presupuestos participativos son el pan de cada día en Bogotá, Medellín o Cali pero son solo un sueño o una farsa en el resto de territorios y parece que a nadie le preocupara esto, sin embargo parece que tal cosa está cambiando en Casanare y al parecer estamos ante un “Amanecer Casanareño”.
En lo corrido de este año el país ha sido testigo de tres grandes oleadas de protesta y de movimiento ciudadano en este departamento llanero; Las protestas contra los abusos petroleros a principios de año, la movilización para que la construcción de la nueva planta de tratamiento de aguas en Yopal quedara incluida en el Plan de Desarrollo de la ciudad y la actual lucha del movimiento estudiantil por unas condiciones justas para el desarrollo de sus años escolares.

Los motivos son claros, las causas justas y al parecer los resultados han sido los esperados. Son muchas las lecciones que deben aprender estos incipientes movimientos casanareños; No permitir que las luchas se desvirtúen a causa de ser juguetes de intereses politiqueros, No permitir que estas luchas sean cooptadas por mesías inescrupulosos y por sobre todas las cosas preparación en el asunto de los conductos regulares de la administración publica que evite que se proteste contra quien no tiene ni arte ni parte en el asunto.

Que tan comprometidos están los partidos políticos y los movimientos ciudadanos de las grandes ciudades en este “Amanecer Casanareño” es un tema que veremos en pocos días, aunque la historia nos ha demostrado que cada nuevo movimiento debe aprender solo en el camino de sus luchas, aun cuando se pudiera apoyar este aprendizaje no creo que suceda.

De ser cierto que nos encontramos frente a un verdadero “Amanecer Casanareño” la configuración de las próximas elecciones locales será completamente diferente a lo sucedido en octubre pasado y estaremos ante un interesante ejercicio de democracia en el cual ya no se podrá contar las curules en hayacas o porciones de carne asada.

A %d blogueros les gusta esto: