Hoy se completa un mes exacto de haber renunciado a mi trabajo y se me presenta un gran problema, estoy ante una encrucijada del alma como lo llama el sátrapa del senador Uribe.

Ya me he visto todo lo que Netflix ofrece para mí, ya terminé el primer libro de la saga de Ender (no me apetece leer los otros nueve libros)  y limpie la casa hasta los cimientos; a parte de dedicar dos horas diarias a verificar las ofertas laborales que se ajusten a mi perfil tengo demasiado tiempo libre y no sé en que invertirlo.

Ser un desempleado Colombiano es algo complejo, uno no tiene plata para nada, no tiene ganas de nada y se antoja de todo. Entre no saber en que invertir el tiempo  y la búsqueda desesperada de una nueva coloca se nos pasa el día.

Por eso me ha dado por escribir de nuevo en este empolvado y oscuro rincón.

Anuncios